icon icon icon
30.03.14

La metamorfosis de Cecilia Avendaño

La artista chilena que impactó con las caras de "niñas" deformes de su muestra "Blow", estrenará en septiembre su nueva serie, en la que pretende jugar más con el rostro masculino. Ella, al igual que sus obras, tiene su propia historia de transformación.
Por: @estirado. Fotografía: Tomás Eyzaguirre. Producción: Male Chahin. Maquillaje: Sole Donoso. Pelo: Male Retamales.

cecilia-avendano-01

El trabajo artístico de Cecilia Avendaño estuvo a un paso de ser completamente distinto. A los 14 años, cuando le regalaron su primera cámara -una Nikon mecánica-, supo que lo suyo era la fotografía, pero todavía no tenía idea de que se convertiría en una artista a punta de photoshop.En esa época estaba obsesionada con el fotógrafo Jacques Henri Lartigue, un francés que comenzó a los siete años capturando imágenes de los primeros intentos de vuelo en Europa y que más tarde destacó por fotos espontáneas de carreras de autos y de las parisinas de alta sociedad.Y fue justamente eso lo que comenzó a hacer Cecilia. “Me atraía la idea de andar recogiendo, capturando pedacitos de tiempo, de espacio… Me gustaba mucho tomar fotos como reporteando cosas de la ciudad, como buscando cosas de la vida cotidiana”, dice.

En eso andaba cuando a los 17 años, justo antes de entrar a estudiar Artes Visuales en la Universidad de Chile, vivió un momento que la afectó de tal manera que la obligó a  redefinirse como artista. “Andaba por la calle y entre esos paseos que hacía fui a tomar una foto a Plaza Italia y me asaltaron. Estaba con una amiga y nos robaron las cosas con una pistola, con una violencia espantosa y de ahí quedé con un trauma terrible de salir con la cámara a la calle”, recuerda.

Así, con 18 años, cambió la calle por el taller. “Se encerró”, como a ella le gusta decir. Comenzó a trabajar en estudios con modelos y descubrió las posibilidades de la fotografía digital. Se metía al computador y buscaba a través de la manipulación de las imágenes esa misma espontaneidad que antes encontraba en la calle. Una especie de “perfección imperfecta” que primero se plasmó en “Pride” y que luego se consolidó con “Blow”, la muestra que la popularizó en en circuito artístico chileno.

En ambas series, Avendaño, apuesta por personajes irreales, construidos con fragmentos del rostro de diferentes personas. A ella le gusta decirles “las niñas”, porque cada una, dice, cuenta con una personalidad propia. En total son 25 y cada una tiene desde un nombre —que no revela al público— y canciones que van con su estilo. En “Blow”, de hecho, fue más lejos y les dio vida con un mecanismo que hacía ver como si las imágenes respiraran.

¿Cuál es tu aproximación con la belleza?

“Me apasiona el rostro humano. Todo lo que hay en la cara me obsesiona. Miro mucho a la gente, me gustan los rasgos marcados, a veces distintos, por ahí como que parto. Lo que más me gusta es trabajar con una imagen que te de sensaciones ambiguas… que sea muy atrayente pero al mismo tiempo que cause molestia. Me gustan las dualidades… que lo que yo hago te entregue dos cosas: deseo y al mismo tiempo rechazo”

¿Cuánto tiempo te demoras en cada cuadro?

“No es una cosa tan simple, puedo demorarme meses en hacer una sola imagen, porque el trabajo para cada una tiene muchas etapas de construcción. “Blow” fue casi dos años. Materializar la idea, empezar a trabajarla, resolverla, construir algo en base a prueba y error. En esa muestra, la parte mecánica tardó bastante, la parte de las imágenes también demora, porque me voy encontrado de a poco con los personajes que necesito”

Me apasiona el rostro humano. Todo lo que hay en la cara me obsesiona. Miro mucho a la gente, me gustan los rasgos marcados, a veces distintos, por ahí como que parto. Lo que más me gusta es trabajar con una imagen que te de sensaciones ambiguas…

cecilia-avendano-02

cecilia-avendano-05

¿Cómo es ese proceso de búsqueda de las imágenes?“Voy encontrado, puede que use una agencia de modelos, otras modelos que son amigas, gente que voy viendo en la calle. Voy haciendo este banco de imágenes grande para después empezar a crear relaciones entre todas y construir la imagen final. Busco ciertas características y ciertas fisonomías. No importa lo que hagan o la edad que tengan. Luego de que tengo esas imágenes empiezo con la post producción. En una niña, puedo usar hasta 10 imágenes distintas”.¿Por qué son sólo mujeres?

“No uso sólo mujeres, uso hombres también. Se ven como mujeres pero también están construidas a partir de hombres. Está claro que están mucho más cargadas a verse como mujeres, pero ahora en la serie nueva, me gustaría exacerbarlas más al lado masculino. Para mi nueva serie estoy trabajando con la colaboración de otros fotógrafos de diferentes disciplinas. Estoy en la búsqueda de hacer personajes mas híbridos y masculinos, mezclas de hombre con mujer. Usando el concepto de hibridación y fotografía de reciclaje en la mezcla de diferentes imágenes, diferentes autores y miradas para crear con este material uno de mis montajes. Para Galio muestro uno de los primeros adelantos que se trabajo en colaboración  de imágenes con Tomar Eyzaguirre”.

El reencuentro con la calle

Cecilia está por estos días concentrada en su nueva serie que llegará en septiembre a la galería de Patricia Ready. Lleva cerca de siete meses trabajando en ella, pero el proceso se inició un poco antes, con un viaje que la hizo descubrir nuevas formas de belleza y que la llevó a reencontrarse también con la fotografía en terreno.

El año pasado se tomó dos años para viajar y buscar inspiración y nuevos referentes. Partió en Nueva York -donde cerró un acuerdo para llevar “Blow” a la galería Reverse de esa ciudad- y luego siguió por Hong Kong, China, Vietnam, Tailandia y otros países del sudeste asiático. “Vietnam me alucinó. Me encontré con personas que eran como estas construcciones que yo hago, que yo pienso que no existen. Existen y estaban ahí”, comenta.

cecilia-avendano-04

cecilia-avendano-06

¿Este viaje cambio en algo tu visión acerca del rostro humano?“No se si cambió, pero se nutrió. Siento que las cosas se pueden fusionar también en términos raciales, por ejemplo. Amplió mucho mi forma de ver, ahora tengo más formas”.

¿Vamos a ver  imágenes del viaje en la serie nueva?

“Eso espero. Igual es heavy porque son tantas cosas nuevas  y distintas que cuesta

un mundo por donde agarrar tanto. Fue súper rico porque fue revivir lo que hacia cuando tenia 17 años y que nunca más me atreví a hacer, eso de encontrar a la gente espontáneamente y pedirles las foto y me encantó revivir eso”.

cecilia-avendano-07

Por: @estirado. Fotografía: Tomás Eyzaguirre. Producción: Male Chahin. Maquillaje: Sole Donoso. Pelo: Male Retamales.