icon icon icon
05.08.14

Constanza Ragal

Comenzó a llamar la atención con sus pinturas de mujeres perfectas, tomadas prestadas la publicidad y la fotografía de moda. Hoy Constanza Ragal es la directora de un nuevo espacio cultural en el barrio Italia, la flamante Galería Madhaus, que con pocos meses de vida marcó fuerte su posición en la esfera del arte local: lo suyo es agrupar a los más inclasificables jóvenes talentos. Acá la artista confiesa sus obsesiones y favoritos.

CONTY_1

Estimulantes: Los viajes, los museos y galerías contemporáneas, los libros, las entrevistas de Cristián Warnken, las conversaciones con los amigos, café de grano en la mañana y el té chai.Kit de supervivencia: Mi hija Julieta, pilates a primera hora tres veces por semana, los textos sagrados del budismo, todos los libros de Humberto Maturana en mi velador, las charlas inspiradoras con Gonzalo Cienfuegos, y en caso de emergencia flores de bach.

Plano de relajación: Cinco minutos de meditación al día, escapadas a la playa de Ritoque,  jardinear y el olor a tierra mojada.

Pensamiento en un avión: Si las azafatas sobreviven, yo también.

Película para vivir en ella: “Le fabuleux destin d’ Amélie Poulain” de Jean-Pierre Jeunet, como una excusa para vivir en París.

CONTY_2

Primer disco que te marcó: En mi pre adolescencia “Like a Prayer” de Madonna, pero no fue un disco sino un cassette.Una canción que te hace correr a la pista: “Mundian to bach ke” de Panjabi Mc.

¿Qué le preguntarías a tu héroe?:  Mi héroe personal es un maestro de sabiduría: el musicólogo Gastón Soublette. Si bien ha respondido mis inquietudes más oscuras le preguntaría sobre el misterio de la meditación, cómo sobrevive tan lúcido a sus casi 90 años y cuáles son sus miedos.

CONTY_3