icon icon icon
06.04.16

Sónica, Francisca Valenzuela

Plasticidad, sónica y biorritmo, son algunas de las palabras que Francisca Valenzuela usa recurrentemente al hablar. Entre risas y figuras literarias, la cantante nacional nos cuenta que no son meros caprichos verbales, sino que efectivamente responden a un “amor por las palabras”, que en su música se traduce en una valoración no solo por ‘cómo suena’, sino también por el contenido y la permanencia de cada una de sus creaciones.
Fotografía: José Moraga @ultraestudio. Dirección de Arte: Felipe Montalba, Pía Romero. Producción de moda: Daniel Pacheco, Paloma Salas. Maquillaje y Pelo: Iván Barria para Mac Cosmetics. Asistente de foto: Eduardo Mortheriu, Ximena Paz González. Texto: Richard Sharman.

 

FRAN VALENZUELA_1

¿Qué es cantar para ti?

Para mí, cantar es una intuición. Siempre he cantado. Más que el estudio de la técnica del canto o ganas por autoproclamarme como ‘cantante’, el canto ha sido siempre un canal de creación que se me ha dado de forma natural, y que he utilizado como una herramienta para entender mi propio imaginario. Desde mucho antes que me dedicara profesionalmente a esto, cantar fue una forma de descifrarme y acompañarme a mí misma.

Digo que es una intuición porque no es algo que planeé, sino algo que simplemente pasó. Siempre hubo en mí un afán sónico de usar mi voz y de verbalizar mis pensamientos, emociones y sentimientos. Desde muy chica amaba las palabras, y llegué al canto como un encabalgamiento de este amor. Los sonidos siempre fluyeron con mi biorritmo y son algo que hasta el día de hoy me mueve.

 

¿Tienes alguna cosmovisión de ti misma como artista inserta en una sociedad?

La verdad es que nunca me he sentido cómoda articulando una cosmovisión premeditada… ¿Me entiendes? Lo mío siempre ha sido una búsqueda orgánica y sobre la marcha, sin plazos ni metas. Pero ya llevo más de 10 años en esto, y en retrospectiva puedo ver el camino que he trazado, por lo que recientemente ha surgido un cuestionamiento y una búsqueda filosófica en torno a mi quehacer artístico, que es muy apropiado para mi estado de desarrollo como artista y como persona.

 

¿Este estado, te emociona o te asusta?

Me emociona. Es algo muy latente en mí en este momento de mi vida. En este último disco, por ejemplo, me siento muchísimo más empoderada y capaz de entender mi propio camino, pasado, actual y, hasta cierto punto, futuro. Cuando haces consciente este proceso, ocurre algo muy lindo, porque ves dibujada tu huella, tu creación macro. Esta visión te genera seguridad y claridad, que son las mejores herramientas para seguir creando y desarrollando proyectos bajo la premisa de un legado coherente y sincero.

 

Coherente siendo la palabra clave.

Exacto. Hoy, y recién hoy, es que puedo hablarte con este entendimiento de mi obra, porque poseo un cuerpo de trabajo que me hace coherente y me otorga cierta solidez creativa.

 

FRAN VALENZUELA_2

¿Y qué hay de la sinceridad?

Clave también. Creo que el público valora y se identifica con las cosas reales, viscerales. Para hacer algo con vísceras, hay que ser sincero.

 

¿Estás viviendo tiempo completo en Los Angeles (California)?

Mitad y mitad. Me muevo según van apareciendo proyectos y oportunidades en distintos mercados.

 

¿Y qué tal L.A.?

Es muy interesante, porque la ciudad es el punto de encuentro de muchos artistas, entonces es un verdadero epicentro cultural en el que por el simple hecho de moverte y existir, te nutres creativamente. Hay cientos de oportunidades de tocar y de colaborar con otros artistas, no solo latinos o locales, sino del mundo entero. Estar en Los Ángeles es como estar en un congreso musical donde el aprendizaje no para. Me ha servido muchísimo para ampliar mis espectros, intereses y conocimientos. No deja de sorprenderme.

 

¿Tu carrera sigue basada en Chile?

Diría que es la piedra angular de mi carrera, y el punto desde donde me proyecto hacia el exterior. Desde este punto de vista hay un cambio de paradigma super importante a nivel de Arte chileno. Actualmente, y muy a diferencia de lo que solía suceder, vemos que existe una proyección potencial de Chile hacia el mundo, es decir que esto que digo de mantener a Chile como punto de proyección hacia el exterior, es posible. El país es cada vez menos una isla, porque el mundo entero está viviendo un proceso de re-pangeaización (volver al Pangea), en el que existen tantos cambios, tantas migraciones y tantos estímulos internacionales, intercontinentales y globales, que el éxito que uno tenga dependerá de cómo uno logra adaptarse a este dinamismo en el que las oportunidades son infinitas.

FRAN VALENZUELA_3

A muchos artistas se les ha criticado por “venderse” y perjudicar su visión. ¿Cómo sorteas esto?

En mi caso soy un artista 100% independiente, por lo que todo lo que genero lo devuelvo a mi carrera. Es fundamental entender eso: lo que yo logre, me permite lograr más y me permite seguir creando. Creo que el tema aquí es nuevamente ser consecuente con la adaptación que se va viviendo y de tener la plasticidad para seguir adelante sin contradecirse.

No se trata solo del mercado ni laboral, que si es importante, sino además del aporte que quiero realizar.

 

¿Cómo ha cambiado tu visión de lo que es “ser cantante?

Cuando partí tenia una idea mucho mas ingenua de lo que era esta carrera. Las pretensiones maduran a la par con que uno madura. No es que la fantasía desaparezca, pero sí va variando…mucho. Algo que no ha cambiado, es que

Nunca he escrito una canción con un publico objetivo en mente. No pienso en si le va a gustar a alguien en particular o no. Eso lo veo después. Mi proceso sigue intuitivo y cognitivo. Si bien dudo cuando parto haciendo las cosas, e incluso les pregunto a otros su opinión, finalmente termino siempre haciendo lo que quiero.

 

FRAN VALENZUELA_4

FRAN VALENZUELA_5

Fotografía: José Moraga @ultraestudio. Dirección de Arte: Felipe Montalba, Pía Romero. Producción de moda: Daniel Pacheco, Paloma Salas. Maquillaje y Pelo: Iván Barria para Mac Cosmetics. Asistente de foto: Eduardo Mortheriu, Ximena Paz González. Texto: Richard Sharman.