icon icon icon
05.04.18

Desfile Lupe Gajardo AW18

Para su doceava colección, la diseñadora se las arregló con poco. Tomando la escasez de materiales como motor creativo, trabajó con retazos que le quedaban en el taller desde hace años y con muy pocos materiales nuevos. A eso le sumo el ejercicio de armar la colección sin un moodbord de imágenes y referentes, lo que da como resultado una propuesta que transita por distintos mundos que buscan representar la variedad total.

"Socialmente somos una gran mescolanza de todo, de razas, de gustos, de pensamientos, de tamaños y eso me inspira mucho. Abajo los conservadores con ideas fijas" afirma.

 

 

 

En su taller, mientras escuchaba la radio Beethoven y cantantes latinas como Nathy Peluso, Anita Tijoux y Bomba Stereo, la diseñadora Lupe Gajardo de cierta manera se las ingenió para darle forma a las 42 prendas que presentó en su desfile Otoño – Invierno 2018.

 

Como punto de partida, decidió trabajar sin el apoyo de un moodboord de imágenes o referencias y tomando la escasez de materiales como concepto presente en toda la colección.

“Por primera vez lo hice así de desordenado. Fue una intención, algo que tomé como un ejercicio creativo. Me inspira profundamente la escasez porque es un motor creativo, siempre lo he considerado como una virtud más que una carencia.”

 

“También me inspiró mucho la estética del “Arte Povera” y el cotidiano más cotidiano: escenas en la micro, en la calle, en las plazas. Me gusta observar a la gente en detalles abstractos, olvido a la persona y veo los gestos, hago cuadros visuales haciendo zoom en sus orejas, o me fijo en el degradé de rosados de los labios con la piel, cosas así… juego constantemente con la visión y con lo que puedo sacar de las personas.​”

 

 

 

 

 

 

 

En el desfile presentó los looks en 3 bloques, cada uno marcado por música totalmente distinta, pero dominado por una estética punk que se cruzaba con prints grunge, delicados vestidos, plumas, entre otros, y que en su conjunto provocaban una “espontaneidad caótica”, como lo define la propia diseñadora.

 

“El concepto de escasez está muy presente y de varias maneras. Es algo en lo que he estado trabajando como ejercicio hace un par de años, pero ahora lo “apliqué” por primera vez como concepto que abarca toda la colección. Decidí utilizar todos los materiales que teníamos hace años en el taller y compramos muy poco. Eso generó, en términos visuales, una “espontaneidad caótica” que tiene que ver con arreglárselas con poco. Una realidad muy presente en la industria textil chilena.”

 

“Por un lado hay una cuota de ironía importante al hacer “alta costura” en gasa de algodón, con terminaciones deshiladas y una estética punk. Responde a mi rechazo a nuestro espíritu social aspiracional, que tiene grabado en los huesos que el lujo es bañarse en diamantes. De alguna manera, es una burla.”

 

“La colección tiene un discurso de “realidad”. Soy una fanática de la realidad, me gusta la evolución, los cambios, la gente, las mezclas. Y eso es lo que uno ve hoy en la calle, en la vida en general. Socialmente somos una gran mescolanza de todo, de razas, de gustos, de pensamientos, de tamaños y eso me inspira mucho. Abajo los conservadores con ideas fijas.”

 

“Me gustan los desfiles por el show, por la emoción que uno puede provocar sumando música, luces, ambiente en general. Me gusta el contacto directo entre el público y la ropa-modelos. Sin embargo, creo que hay muchas maneras de mostrar una colección que pueden llegar a ser igual de efectivas e impactantes, como videos, instalaciones o fotografías.”

 

 

 

 

 

 

 

Desde hace un año que es directora de carrera de Diseño de Vestuario de AIEP, donde tiene contacto directo con cerca de 350 alumnos. Para ellos, Lupe cree que su desfile fue un mensaje de creatividad.

“De cómo el proceso creativo está siempre por sobre la materialidad y las posibilidades, muchas veces limitadas, de trabajar con lo que uno quisiera. Me gusta que se trabaje con el “es lo que hay” en términos de insumos. Es un mensaje a potenciar el desarrollo creativo, porque es ese el inicio de todo buen proyecto de comunicación.”