icon icon icon
25.07.18

Los nuevos caminos de Dënver

Lo que partió, hace más de 10 años, como un pololeo en San Felipe, se convirtió en uno de los dúos de música chilena con mayor proyección del continente. Conversamos con Mariana Montenegro y Milton Mahan sobre las sorpresas que tienen preparadas para sus shows de despedida, hacen un balance de estos 10 años de música juntos y nos adelantan los nuevos intereses que adquirieron cada uno y que los llevaron a tomar caminos distintos.
Entrevista y texto: Catalina Evans.

 

 

 

Un día después de estrenar el video clip de Las Fuerzas y de continuar con la promoción del recién lanzado disco Fuera de Campo, Denvër anunció su separación a través de un escueto Comunicado de Prensa:

«Dënver ha decidido tomarse un receso, Mari y Milk seguirán por separados sus caminos, así que nuestras últimas fechas en vivo serán Guadalajara y DF, ya veremos qué depara el futuro, gracias a todos los que nos acompañaron en esta travesía. Atentamente Dënver».

Corría el año 2013 y así, en teoría, terminaba la carrera de Mariana y Milton como dúo. Pero, luego de ese viaje por México y de un par de fechas comprometidas, la banda no terminó por separarse, sino que siguieron lanzando música, viajaron a China por primera vez, siguieron presentándose en España y América Latina y, hasta musicalizaron el cortometraje ganador del Oscar, Historia de un Oso.

Lo que comenzó como un pololeo adolescente por el año 2008 en San Felipe, en 10 años se convirtió en uno de los dúos de música pop en español con mayor proyección del continente. Pero la rutina terminó por interrumpir este camino, lo que los motivó a iniciar nuevos ciclos: a fines de octubre Mariana presentará su primer single solista y, en septiembre, hará lo propio Milton. Pero antes, Denvër se despedirá con cuatro shows que se llevarán a cabo el jueves 9 de agosto en Lima, el sábado 11 de agosto en el Teatro del Biobío de Concepción y el viernes 17 y sábado 18 de agosto en la Blondie de Santiago (la fecha del 18 está agotada).

Conversamos con Mariana y Milton sobre mezclar el amor con el trabajo, de sus momentos favoritos con Dënver, de los shows de despedida y de sus nuevos desafíos como solistas, en una de sus últimas entrevistas como dúo.

 

En entrevistas anteriores comentaron que la principal razón sobre su separación son los nuevos intereses que tiene cada uno, pero ¿cuáles son esos intereses y sus planes a futuro?

Mariana: Por mi lado pasó que todo este tiempo, desde hace cuatro años, empecé a hacer un disco solista. Mi idea siempre fue sacarlo este año. El año pasado estuve trabajando full en eso y ahí me di cuenta, me costó darme cuenta, pero nos dimos cuenta con el Milton que aparentemente no es posible destinar una energía de calidad a dos proyectos musicales y, como era algo en la que tenía toda mi energía, desató que termináramos separándonos.

¿Y por tu lado?

Milton: Lo hablamos con Mariana. Debemos reconocer que después de un poquito más de 10 años hay un desgaste natural, pasan un montón de cosas, todo se vuelve más rutinario, juntarse a ensayar, hacer siempre lo mismo. Uno se mete en la música especialmente para salir de la rutina, pero no es fácil sostener un grupo así. Esto es una forma de reiniciarnos y creo que Mari empezó un poco antes a iniciar esa rutina. Ahora sabemos que estamos en un momento en el que no podemos hacer otro disco más. La rutina desgasta y no es lo que queríamos en este momento. Yo también adquirí ciertas formas de querer trabajar ciertas ideas, que me venían bien para desarrollar un proyecto solitario.

 

 

El primer single de la carrera solista de Mariana se llama “Suave” y lo estrenará a fines de agosto, “cuando se empiece a insinuar la primavera. Es una canción sensual y veraniega, lenta pero bailable”.

Compuesta desde un programa para hacer música, tiene una estructura más libre, como la suele tener la música electrónica. Mariana comenta: “La letra describe un romance desde el río hasta el mar. Tiene una colaboración vocal de León Álamos, escritor y amigo de San Felipe. Actualmente se está trabajando en un videoclip animado a cargo del ilustrador Pablo del Cielo y de Francisco Jullian, lo mostraremos unas semanas después del estreno de la canción”.

Por su parte, Milton presentará su primer single como solista a principios de septiembre: “El nombre del single aún es sorpresa y el estilo es más grunge. El video saldrá junto al single y estará dirigido por mí”.

 

¿Y que nos pueden comentar de sus discos solistas?

Mariana: El nombre es una sorpresa. Cuando comencé a hacerlo mi objetivo tajante fue hacer música bailable pero, al final, la mitad del disco son canciones lentas. Al principio creía que no se iba a parecer tanto a Dënver, pero después me di cuenta que sí. Invité a colaborar en la canción “Tu sangre es de hielo” a Collin Caulfield, músico de Nueva York que tiene un proyecto solista y también es tecladista de la banda DIIV y de Met Gala (el grupo de Mac Demarco).

Milton: Mi disco se llama Pretemporada y se lanzará en octubre. No tiene un género definido. Escogí una selección de canciones sin pensar en “quiero sonar de esta forma”. Solo escogí las canciones que más me representaban y las que más expresaban algo que yo sentía que podía tener sentido expresarlo y, si ese sentido expresado tiene algún género, se verá cuando salga el disco. Que otras personas construyan ese estilo o lo destruyan.

A mí me pasa harto que se me hace más fácil componer baladas que cosas bailables. Quizá por mi energía, creo que un disco completamente bailable me aburre, como por una cosa más melancólica personal, no puedo estar todo el rato arriba de la pelota.

Mariana: Además a veces uno se propone algo y en el camino van pasando muchas cosas, te influencias de otra música, entonces desde que decides hacer tu disco hasta que lo tienes listo es fácil que todo vaya cambiando.

Milton: ¿Cuatro años llevas?

Mariana: El otro día lo pensé, desde que hice la primera base… como cuatro años, es caleta.

Milton: (Bromeando) No lo saques ya, mucho rato.

Mariana: Jajajaja.

 

 

 

¿Cómo se ven trabajando la música en vivo como solistas?

Milton: Lo primero que hay que ver es cómo sacar adelante el disco y ver que tanto funciona, de eso depende el presupuesto que se tiene después para armar algo más interesante en vivo. Pero sí, efectivamente estoy pensando en un show base.

Me gustaría girar pero no es algo que en realidad me quite la concentración de lo que estoy haciendo, si se da bien, si no, me gusta mucho el estudio. Tengo maquetas de lo que sería el segundo disco, entonces ojalá el 2019 sacarlo y tener la metodología de sacar un disco al año. Es algo que tengo pendiente conmigo mismo, creo que este es el momento de desarrollar un montón de cosas que aplacé en el pasado.

Mariana: Yo no tengo mi show en vivo cien por ciento definido, pero no será en formato banda, será más electrónico y muy perfomático. La coreografía va a ser un instrumento más, algo muy visual y parecido a lo que pasa cuando suena una de las canciones de Axe Bahía, que todos nos sabemos la coreografía.

 

Con respecto a la tocata que se hará en la Blondie el sábado 18 de agosto, ¿qué se puede esperar?

Mariana: Canciones de todos los discos. Va a ser hecha con mucha nostalgia y mucho amor.

Milton: La Mari se pone emo cuando habla de la tocata.

Mariana: (Ríe) Sí, van a haber sorpresas, como cuando hacemos un lanzamiento. Vamos a llevar discos, poleras, para que se lleven todo.

Milton: Será el show más largo que hemos hecho y la gente tiene que esperar un set de larga duración. Tenemos un setlist donde nos metimos a recoger varias canciones que no son las habituales y que no solemos tocar. También habrá un pequeño reconocimiento a nuestro primer disco, cuando se cumplen 10 años de su lanzamiento, porque a pesar de haber estado un poco olvidado y que no nos represente tanto ahora porque éramos más chicos, sabemos que hay gente que le gusta.

Queremos hacer una fiesta donde hayan hartas emociones, desde el sufrimiento hasta el baile, como en Dënver. Ojalá que la gente se vaya con esa sensación emotiva pero festiva y que todos los que participen, desde detrás del telón hasta el público, nos llevemos un buen recuerdo de este cierre.

 

 

 

Desde que decidieron separarse hasta ahora, ¿qué sienten más: nostalgia o ganas de empezar ya con lo suyo?

Mariana: Yo siento una mezcla. Aún no asimilo que realmente se va a cerrar una etapa y creo que me voy a dar cuenta después de las despedidas. Pero por otro lado, igual tengo mucha energía y motivación con lo que se viene, pero igual me da pena.

Milton: Yo creo que… hay una especie de vértigo en lanzarse solo. La música igual es complicada, no es tan rentable y con Denver igual estábamos piola con lo que teníamos, entonces ahora puede pasar cualquier cosa. También creo que después del show vamos a ver en verdad como se calman nuestras vidas y, empezar de cero, a mí me parece un desafío entretenido. Va a costar, pero si no cuesta no tiene sentido.

Dënver fue bacán, no tengo mucha nostalgia aún, igual es muy pronto y creo que vendrá con el tiempo. Estoy feliz de todo lo que hemos hecho y le dedico más tiempo a lo que hay que hacer a corto plazo que a la retrospectiva.

 

Volviendo un poco a su historia, ¿fue difícil trabajar como ex pareja?

Mariana: Al principio sí, pero igual fue hace 8 años y fue tema solo los primeros cuatro o seis meses. Como somos de San Felipe y fuimos pololos allá, igual es chica la ciudad y tenemos un grupo de amigos muy bueno, muy bacán, la única forma de alejarse uno del otro era salir del grupo y esa opción no existía, como que ese grupo nos mantuvo siempre juntos y a la banda también.

Milton: Sí, esa cosa como de pueblo chico es verdad, tenemos hartos amigos que siguen siendo amigos después de haber sido pololos.

Mariana: Sí, en nuestro grupo todos han pololeado con todos.

Milton: No quedaba otra opción, eso de “terminamos y no nos tenemos que ver nunca más” era imposible.

Mariana: En el súpermercado nos íbamos a encontrar.

Milton: No creo que haya sido fácil pero más allá de si fuimos ex o no yo creo que es difícil tener una banda y tener la misma forma de pensar y trabajar, esas son las complicaciones que hay más allá de ser pareja.

 

 

 

¿Cuáles fueron sus momentos favoritos con Dënver?

Mariana: Un show en Guadalajara, RMX Festival, que hace Redbull creo.

Milton: No, fue el show de la Radio 212…

Mariana: Aaaah verdad, como la micro. Me tiré al público. Estaba lloviendo y estaba muy nerviosa porque había un solo momento para hacerlo y pensé: “¡Ahora!” Me saqué todas las cosas que tenía como cables, micrófono, estaba enredadísima y me tiré. Me recibieron, obviamente, estaba lleno y después me devolvieron. Ese momento lo recuerdo como las escenas de las películas, cuando muestran una pelea y se ven puros golpes, en verdad no sé cómo explicarlo, pero lo recuerdo como borroso porque estaba con una adrenalina cuatica y después me di cuenta de que estaba tiritando. Lo pase muy bien, fue muy divertido.

¿Y el tuyo?

Milton: Mi momento favorito fue cuando hacíamos los videoclips, que eran básicamente unas semanas de locura. Por ejemplo, con el videoclip de Lo Que Quieras fue la primera vez que trabajamos con Bernardo (Quesney), él aún estaba en la escuela de cine, la Coni Díaz nos ayudó con el vestuario, pura gente de San Felipe y de muchas localidades cerca. El hermano de la Coni, el Alfredo Díaz, también nos ayudó. Fue rica esa sensación de levantarse muy temprano, tener todo planificado, el catering, el vestuario, nos habíamos conseguido un auto antiguo.

Nos metimos a la van y fuimos al cerro, a unos lugares bien bonitos porque había un sentido muy de querer mostrar la zona donde crecimos y, después de esa jornada maratónica, mega cansados y desconectados, en ese momento no había whatsapp ni nada, después volvíamos a la realidad y nos daban ganas de seguir en esa fantasía.

Yo disfruto mucho haciendo esas cosas, sobre todo cuando son al aire libre. Registrar y documentar espacios, la vida, los mejores tiempos y luces del sol. Me acuerdo que queríamos hacer tomas arriba de la montaña y esa wea fue terrible, onda subir con los equipos, se nos caían weas, las piernas molidas, los actores se sacrificaron mucho, después nosotros tuvimos que bajar y fueron como 45 minutos más de bajada y de gritar: “¡Ya, ahora vamos a grabar!”. Esas cosas son las que más disfrutaba.

Mariana: Sí, era bacán, eran como aventuras.

 

 

Mariana: Me parece que nosotros hemos participado en todos nuestros videos, pero no siempre como protagonistas. Por ejemplo, en el video de Adolescentes salimos a veces.

Milton: Claro, nos gustaba no seguir ese concepto del pop tan basado en la imagen del artista. De hecho, en ninguna de nuestras portadas salimos nosotros, eso fue algo que quisimos instaurar como lenguaje. Por ahí hicimos un par de experimentos durante el último disco, como en el video de Mai Lov.

Yo estaba entre estudiar música y cine, entonces me gustaba más hacer el ejercicio de citar películas o de fijarme en cosas como la fotografía, en vez de salir todo el rato nosotros frente a la cámara cantando, lo encuentro un poco plano.

La gente con la que trabajamos son siempre amigos, no es como que contratemos a una productora y que nos hagan el video y listo. Son muchas reuniones, muchas en nuestra casa, esperábamos al equipo con oncecita porque siempre estuvimos muy preocupados de que se sintieran cómodos. Es difícil el tema del presupuesto, entonces por lo menos que todos se sientan cómodos.

 

¿Y el video Mai Lov sería una representación de lo que a ti te gustaría hacer en el futuro, Mariana?

Mariana: Yo no sabía bailar, entonces fue un desafío. Tuve que hacer mucho ejercicio para atreverme a mostrar mi cuerpo, fue muy cuatico.

Milton: Pero es bacán eso, por ejemplo Luis Miguel cuando hizo La Incondicional se fue a vivir a un lugar de milicos para poder entrenar y meterse en el personaje. A mí me gusta mucho ese tipo de pop.

Mariana: Yo sentí que tenía que hacer una película. Me dijeron: “Ya Mari, en un mes vamos a hacer un video de coreografía y muestras la guata”, y pensé: “Mostrar la guata… en un mes”. Yo no uso bikini.

 

 

¿Y cómo lo lograste?

Mariana: Me metí a un intensivo de baile y me alimenté bien. Andaba cansada y me andaba mareando, ahí me faltó saber alimentarme, pero aprendí hartas cosas. El punto es que con ese intensivo de baile, me di cuenta que el cuerpo es un instrumento musical más que no sabía que tenía. La Brigitte Kattan me hizo la coreografía, una bailarina seca que ha bailado en el Festival de Viña y que ahora está en México con Mon Laferte, ha trabajado con Augusto Schuster y todo.

Esa experiencia me motivó a incluir el baile en la música. No sé si visualmente se vaya a parecer a Mai Lov porque lo nuevo es más dark.

 

Por último, ¿Qué se puede esperar de cada uno de ustedes?

Milton: Mejor que no esperen nada de nadie en la vida. Esperar algo significa que te pueden desilusionar muy fácilmente. Quizá no les guste lo que hagamos o esperen que nos volvamos a juntar y que eso no suceda. Es mejor vivir el presente. No queremos hacerles ilusiones porque la ilusión es la madre de la desilusión.

Mariana: Yo creo que, por parte mía, tienen que esperar canciones que los puedan hacer llorar, canciones que los van a hacer sentir fuertes y otras canciones que estarán hechas para que las bailen.

 

Entrevista y texto: Catalina Evans.