icon icon icon
16.11.18

Fiestas de libertad, después de la dictadura

A mediados de los 90 se empiezan a realizar en espacios abiertos de Santiago las primeras rave nacionales. Un momento de recreación que buscaba dejar atrás los vestigios de la dictadura y abrir paso a un nuevo milenio, el que fue registrado por el fotógrafo Javier Godoy con una pequeña Nikon FM2.
Texto: José Ignacio Jorquera. Fotografias: Javier Godoy.

Después de 17 años, la democracia ofrecía un nuevo escenario lejos de la represión y de los toques de queda que permitía una nueva forma de diversión y desenfreno.

El fotógrafo Javier Godoy, que trabajó en medios como Zona de Contacto, Las Ultimas Noticias, Rock And Pop y La Noche, nos muestra parte de su registro de estas fiestas.

 

 

¿Cómo se podrían definir esas fiestas?

Yo creo que esas fiestas y otros tipos de tocatas públicas de los 90`s venían a suplir una falta de carnaval. Un país sin carnaval se cuelga de cualquier cosa para celebrar y hacer fiesta.

 

¿Iba todo tipo de gente?

SÍ, eran muy democráticas y estas eran las únicas fiestas grandes y gratuitas de este tipo, eran unas 6 u 8 horas de música, en lugares de fácil acceso, por lo que era fácil llegar.

 

¿Había algún tipo de represión por parte de las autoridades? Considerando el contexto post dictadura.

No, nada. Después de la dictadura hubo una especie de destape, que es lo natural después de tanto tiempo “encerrado”. Es como que te abran la jaula.

 

 

¿Las fiestas de las que tienes registro fueron particularmente especiales?

No, yo tengo 53 años y llevo tomando fotos 30 años más o menos, por lo que tengo una especie de obsesión con registrar lo que es mi entorno, mi vida, el país, el lugar al que pertenezco. 

No estaba en busca de likes, que es la gran diferencia con lo de ahora, en una era donde la inmediatez es lo que manda y todo hay que subirlo de inmediato.

 

¿Qué opinas de eso? que todos tengan acceso a compartir todo rápidamente?

Hay algo de la inmediatez, sobre todo en los que hacemos fotografía y en los jóvenes que hacen fotografía ahora, que hacen como una especie de “campeonato” y es eso lo que me hace ruido. Es como, “tranqui, construye, concluye y después muestra lo que tienes”. Es loco igual, pero son otros tiempos. Creo que esa inmediatez hace que las cosas pierdan profundidad, que se pierda la propuesta. Todos pueden tomar fotos, pero no todos son fotógrafos.

 

¿Crees que se podrían llevar a cabo nuevamente este tipo de fiestas o ya no se necesita este tipo de actividades de “liberación” considerando el contexto social actual?

La fiestas siempre son necesarias, creo que la dictadura nos hizo mucho más mal de lo que pensábamos.

Yo vengo de una generación que vivió parte importante de su juventud donde estaba todo super normado, teníamos que vestirnos, actuar y divertirnos como los milicos decían. 

Entonces, cuando esto termina fue un reventón bien fuerte, todo muy al limite y aún no hemos aprendido, aún no se ha recuperado el goce colectivo y publico.

 

 

Texto: José Ignacio Jorquera. Fotografias: Javier Godoy.