icon icon icon
28.02.19

El oficio de cuatro muralistas

Cargado de mensajes sociales y estéticos, el muralismo ha representado la contingencia social y la protesta anónima a lo largo de la historia de nuestro país. El territorio, la arquitectura y el trabajo colectivo se entrelazan con el oficio de los artistas urbanos que se toman y reinterpretan los espacios de la ciudad.

Conversamos con cuatro muralistas nacionales sobre sus experiencias en el oficio y la resistencia cultural desde las latas y botes de pintura.

Ausente @ausente615

Camila formula su propuesta como muralista contemporánea, materializando escenarios surreales con colores planos, formas básicas y estrellas con influencias en la Bauhaus, el ciberpunk y la ciencia ficción.

«El año pasado empecé a usar Instagram para mostrar unos experimentos gráficos de cuadros y dibujos, y así llegué a los ojos de muralistas, los que me invitaron a exponer y a pintar. Ahí me di cuenta que siempre estuvo en mí, porque en el muro me encontré muchísimo. En mi casa tengo un taller en el que creo todos los días con lápices y papeles de colores, ahí es donde gesto las ideas y después voy a la calle, donde uso látex, esmalte al agua y spray».

«Para mí el muralismo es llevar el arte a la calle: pintar en poblaciones, ver como las niñas y niños se interesan, se acercan, preguntan. La importancia está en despertar algo en el público. Para mí no tendría ningún sentido si lo hiciera sin preocuparme de eso, sería puro egocentrismo».

 

 

 

 

«Una de las grandes dificultades que he tenido que enfrentar es que este sigue siendo un oficio reinado por los hombres. Algunos son buena onda y con ellos he pintado y desarrollado una amistad. Pero la mayoría, y en especial los que llevan más tiempo pintando, tienen un ego gigante y creen que nosotras somos sus «groupies» (de hecho ese termino se lo escuché a ellos), quitándole valor a nuestro trabajo».

«Quiero llegar a un estilo más sólido aun, llamativo, colorido, para pronto hacer propaganda feminista y de todo tipo. Hay muchas cosas que deben cambiar, y yo quizás no pueda activar de otra manera que no sea pintando, y a eso me aferro».

 

 

 

 

Tyler9 @tyler_nueve

El camino de Tyler9 en el arte urbano nació de los largos viajes en micro que hacía cuando pequeño. Murales, tags y textos se convirtieron en una obsesión que lo llevó a encontrar en el graffiti una forma de mantenerse activo y liberarse. 

«Lo primero que hago es dibujar mucho. De ahí sale la idea de todo porque es lo más a mano que tengo para desarrollar una idea: papel y lápiz y estar dibujando en todas partes. La calle no es tan tranquila, hay que hacer todo rápido y tienes sólo minutos para desarrollar tu idea. En la calle se pinta con más velocidad, sin darle tanta vuelta al asunto. Muchas veces no sabes lo que va a salir y se hace no más, pero al final todo es muy fluido, lo que sale es lo que es».

«En el momento en que entendí lo que me gustaba y lo que no, surgió la decisión de dedicarme y comprometerme con mi trabajo y la pintura en general. El proceso ha sido largo, de mucha paciencia y trabajo. Muchas veces ha sido un poco triste, porque para financiar esto he tenido que hacer un montón de otras cosas y ha sido agotador, pero es también un camino a tratar de sentirme mejor y un acto de liberación, algo así como mi camino ninja».

 

 

 

 

«Una de mis inspiraciones en este momento es la madre latinoamericana. El otro día estaba en una micro y vi a una mujer con su coche subirse por la parte trasera, con un montón de bolsas y su bebé, todo sola. Esa fuerza es algo que hay que admirar y para mí ha sido inspiración pura. Hay muchas mamás que están solas luchando por sus hijos, y mucha gente idealiza el éxito como algo que tienen que buscar en la tele o en las revistas, cuando tienes esa fuerza ahí mismo, en lo más simple. También me inspiro en la música, en la naturaleza y en el amor al trabajo: eso de saber que lo puedo hacer en ese momento es algo que me gusta y tengo la suerte de poder realizarlo».

«He aprendido sobre la paciencia, desarrollar un poco más la humildad, mantener y cultivar la calma, y a no limitarse, si te falta algo puedes solucionarlo de otra forma, a encontrar mi propio camino espiritual a través de esto en base a toda la experiencia, es algo muy auténtico».

 

 

 

 

Eskarlata @iamguuum

Tatuadora y muralista de Valdivia, a sus 23 años se encuentra realizando su tesis de Antropología sobre la relevancia social de la memoria en el muralismo. 

«Mis principales inspiraciones vienen del postgraffiti, Keith Haring, Walt Disney, las comunidades, lo que uno ve en la calle, lo cotidiano, lo que uno come, las interacciones, los niños y niñas. Últimamente, la gente obesa y las selfies en el espejo».

«La importancia de hacer muralismo recae en comunicar: hacerlo legible al lenguaje de la gente para que lo entiendan y cambie algo. Además no solo hacer un mural, sino que tratar un concepto. Jugar con el espacio también es importante».

 

 

 

 

«He aprendido que cuando haces un mural no trabajas sola, sino que recae en muchas personas. Desde la persona que colabora con el espacio, la persona que compra las pinturas, la persona que transporta cosas, etc. Otro aprendizaje es que un mural toma tiempo, hay que pensarlo bien. También he pintado solo con hombres y no me gusta mucho. Espero próximamente compartir con más mujeres pintando, más aún ahora que hay mujeres muralistas muy talentosas que me encantan».

«Quiero trabajar con proyectos de murales grandes y transdisiciplinarios, entre antropólogas, arquitectas, diseñadoras y muralistas, en un grupo de mujeres. Quiero estudiar el muralismo desde la teoría y la práctica y seguir dibujando. Pienso dedicarme a esto en el futuro de una manera profesional y dedicarle el cien por ciento, más aún considerando que en estos últimos años el arte urbano en Chile ha ido en ascenso respecto a su valoración. Está en su apogeo, la gente lo está comprendiendo mejor. Se están trabajando otras temáticas y sirve como herramienta social potente. Desde hoy entonces es solo posicionarse y ver sobre que temáticas tratarán tus murales, y en lo personal, siempre con un lenguaje simplón pero con un concepto profundo».

 

 

 

 

Fifa2000 @fifadosmil

Fifa2000 tiene 27 años y creció en Puente Alto. Ha alcanzado notoriedad internacional gracias a su trabajo y obra como pintor. Con referencias a la cultura de Internet, la nostalgia noventera y la animación japonesa, se escapa de las estructuras tradicionales del graffiti con un lenguaje provocador.

«Me desenvuelvo en diferentes superficies y lugares, tanto en mi taller como en la calle. Me gusta probar nuevas técnicas y formas de trabajo. Comencé pintando graffitis en la calle de forma ilegal. Después de un tiempo ya sabía cómo era la lógica y comencé a darme más tiempo para pintar. De forma muy lenta me fui metiendo en el muralismo hasta pintar murales gigantes. Con mucho café y técnica, con los años he ido desarrollando mi propia metodología de trabajo, lo que lo hace todo más rápido. Creo que la inspiración más fuerte de mi trabajo fue Rui Torres y su programa Art Attack. Siento que si ese programa no hubiese sido parte de mi infancia ahora estaría vendiendo droga, o muerto».

 

 

 

 

«Decidí tomarme esto como un trabajo cuando iba a nacer mi hija. Me empezó a ir bien, llevaba más de cuatro años haciendo esto por amor al arte y desde ahí empecé a tomarlo en serio. Poco a poco mi trabajo pasó a ser reconocido, comencé a viajar y no me di cuenta cuando se volvió mi trabajo de tiempo completo».

«La importancia del mural recae en que es gratis para la persona que lo recibe. Siento que es importante mantener un balance entre un objeto o una obra de arte muy valiosa y un trabajo realizado para que el receptor sólo lo reciba con sus ojitos de forma gratuita».

«He tenido pocas dificultades porque he tenido suerte, pero hay muchos aprendizajes: Aprender inglés por obligación, crear diferentes metodologías de trabajo tanto en la calle como en mi taller, poder desenvolverme en todo ámbito de la vida sin temor, siempre consciente de que todos somos personas y que nadie es más que otro, etc. Quiero viajar por el mundo para llegar a la mayor cantidad de personas posibles, tratar de pasarle todo el conocimiento a mi hija única para que sea una persona consciente y alegre».