icon icon icon
30.07.19

La performance emocional del Colectivo Maygara

“Irrumpen en la escena nocturna por primera vez durante una calurosa noche del verano del 2019. Únicas, irrepetibles, siempre juntas, se confunden entre el gentío capitalino, abriéndose paso para entrar a la fiesta indicada, colarse en la fila del lugar de moda, irrumpir en tu velada perfecta”, así comienza el relato de Sofía Oportot sobre una de las intervenciones del Colectivo Maygara, agrupación performática que hoy por hoy se ha tomado las fiestas under de la capital. Hablamos con su creadora y directora Camila Garretón sobre los orígenes del Colectivo, la sororidad y cómo esperan cambiar el futuro de nuestro planeta.
Entrevista: Diego Ignacio Ramirez. Fotografía: Cristóbal Saavedra, Javier Sinclair. Agradecimientos: Y-a-n-g.

Colectivo Maygara es un nombre que ha comenzado a escucharse entre los asistentes de la nueva movida under santiaguina. Es allí, entre sonidos electrónicos y luces neón artificiales, que ese sonido ‘May-Ga-Ra’ crece, se reproduce, muere y vuelve a aparecer. Algunas personas dicen que se trata de una nueva secta feminista, otros que no es más que publicidad para una nueva discoteque. Lo que sí se sabe es que aparecen en manada, casi siempre con apariencia humanoide, en lugares concurridos y que, con gritos agudos, intentan comunicar mensajes sobre temas poco placenteros para los transeúntes. Tal vez su creadora Camila Garretón sea la persona más apropiada para despejar algunos de los misterios que rodean esta agrupación.

 

 

¿Qué es Colectivo Maygara?

Colectivo Maygara nace en el año 2016 a raíz de inquietudes artísticas, las cuales buscaban ampliar conocimientos y generar vínculos con distintos entes y cuerpas con ganas de crear, experimentar y generar contenidos.

 

¿Cómo gestan sus intervenciones?

Generalmente yo pienso las ideas para luego abordarlas de manera abierta, gestándolas
y ejecutándolas de forma colectiva.

 

¿Quiénes participan en Maygara?

Los integrantes del Colectivo son rotativos. Sin embargo, existen colaboradores que han trabajado en más de un proyecto. Por ejemplo, Juan Sánchez, parte fundamental del colectivo durante el verano pasado y comienzos de este año, así como también Sofía Oportot, Ignacia Ferrer, Paula Sepúlveda, Sailor Kuir, Tomas O’Ryan, Alexa Soto, Tomás Brink, Pablo Vidal… entre muchos otres que, a través de sus cuerpas, mentes, talentos y por sobre todo corazón han aportado a nuestro querido Colectivo. Asimismo, también se encuentran gestores tan importantes como Fiesta Kiltra, Galería Callejera y Comunidad Cultural Rogelia que nos han abierto valiosos espacios para poder hacer lo que más nos gusta y sabemos hacer.

 

Las primeras intervenciones del Colectivo, como “Miss Sufrimiento” y “Bbs reinas del Festival”, llamaron la atención por hablar sobre la mujer participante de concursos de belleza. ¿De dónde viene la fascinación con este tipo de certámenes?, Desde una perspectiva sorora, ¿Crees que es conflictivo mofarse del estilo de vida de otras mujeres?

Nuestro motor nunca ha sido mofarnos del estilo de vida de nadie, sino que, más bien, se trata de observar de manera crítica lo que acontece en nuestra sociedad o en nuestro interior. No obstante, podemos decir que en algunos casos la ironía o el humor negro es una herramienta utilizada para construir lo que queremos expresar, utilizando elementos de nuestro imaginario colectivo, como en este caso los concursos de belleza. Personalmente crecí observando cómo se vanagloriaba la figura de la mujer que se llevaba la corona, como Cecilia Bolocco donde miles celebraron su coronación en plena dictadura. Así, más que enjuiciar o actuar de manera separatista con las mujeres que participan en estos certámenes, quisimos poner en el tapete cómo muchas de nosotras ya no queremos competir por ser la más bonita o seguir luchando por encajar en los cánones de bellezas que nos han implantado en nuestras cabezas desde niñes. Sino que esperamos que cada cual busque su propia identidad.

 

 

 

Has mencionado con anterioridad que sus performance se inspiran en la cultura pop. ¿Quiénes son sus referentes?

Al inspirarme en la cultura pop o cultura popular me refiero a tomar ideas de todo aquello que por décadas se ha considerado desechable o descartable, revalorizando así lo llamado ‘poco académico’. En este sentido, actuamos principalmente en base a nuestras emociones más que en teorías académicas, por lo que todo lo que esté pasando a nuestro alrededor o dentro de nuestros corazones sirve como inspiración para alzar nuestras voces. Reivindicamos la cultura popular, conectándola con problemáticas como el internet, el reggaetón, la educación, la misma Cecilia Bolocco, Luli, la televisión, hasta referentes más lejanos como ABBA, John Waters, el animé, el cine mudo y de terror, y todo lo que el internet nos ha ofrecido, respecto a su inmediatez, como Instagram, y la relación de consumo con la imagen.

 

¿Consideras que la actual cultura pop chilena ha comenzado a ser más crítica con el sistema neoliberal/patriarcal o continúa solo reproduciendo el status quo?

Personalmente creo que hace rato el pop chileno, en especial el femenino, ha levantado su voz para decir y mostrar una opinión más crítica frente a lo que está pasando. Solo basta con escuchar y ver lo que ocurriendo. Por ejemplo, está el Ruidosa Fest, donde se une el activismo feminista y la cultura pop, siendo la gestora justamente una mujer representante del pop chileno: Francisca Valenzuela.

 

 

Al igual que Javiera Mena en su canción “Otra era”, Colectivo Maygara ha presentado “Los niños del futuro” y “You are next generation”, ambas performance que hablan sobre una utopía futura, más libre. Si dependiera del Colectivo, ¿Cómo sería el futuro?

Si dependiera de nosotres sería básicamente retornar a lo esencial: cuidarnos, respetarnos, amarnos, valorar lo que somos y por lo que somos. Aunque suene cursi o cliché, el futuro que desearíamos sería uno donde las personas nos dijéramos lo que sentimos, a uno misme y al que tenemos al lado. Dejar de lado un rato el celular, darnos la mano para tirarnos para arriba y no para hundirnos, dejar de competir con el resto, porque al final aspirar a ser la mejor versión de une misme es lo que nos puede llevar a encontrar paz, armonía y amor propio. Así sería el mundo en el que nos gustaría seguir habitando. Pienso que hay tanto por hablar, decir y hacer que todes los que se atreven a hacer algo, desde cualquier escenario, son valientes y gestores de este despertar histórico en los que nos tocó habitar. Personalmente espero que cada vez más todes nos atrevamos a levantar nuestras voces y espíritus para expresar lo que nos aqueja o nos motiva a continuar, y como Colectivo esperamos actuar siendo conector o puente siempre de aquellos que quieran provocar este cambio.

 

Al revisar todas las intervenciones de Colectivo Maygara se aprecia una línea narrativa, desde el mundo consumista, pasando por la destrucción y la muerte, hasta llegar a la resurrección de una raza evolucionada. ¿Existe una historia transversal en sus performance o se tratan de proyectos independientes?

Trabajamos en base a nuestras emociones, a problemáticas autobiográficas, inspirándose así en el diario vivir. Quizás últimamente hemos venido tocando muy de cerca el tema del renacer, el transmutar, volver de la miseria como un ser totalmente renovado y único, el amor propio, la independencia emocional y física para sentirnos plenos. Por ejemplo con ‘Go Vegan!’ queríamos poner en el tapete el tema de ser fieles a nosotres mismes, sin alterar nuestra imagen a conveniencia de lo que otros y, de esta forma, hacer de nuestra vida y nuestro discurso algo que nos represente de manera honesta. La dictadura de lo políticamente correcto es algo que vemos día a día a través de nuestras propias redes sociales, estructurando qué decimos, cómo lo decimos y cuándo lo decimos. Eso es lo que nos importa: una lucha y resistencia hecha por todes, desde el corazón, sin frases pre-hechas ni discursos complacientes.

 

El Colectivo Maygara se presentará el 8 de agosto en la Galería Casa Amalia y el 11 de agosto harán una intervención en Constitución.

 

Entrevista: Diego Ignacio Ramirez. Fotografía: Cristóbal Saavedra, Javier Sinclair. Agradecimientos: Y-a-n-g.