icon icon icon
02.08.19

Entrópica – Atrás

De vuelta de su gira por México y Estados Unidos, Entrópica se dispone a preparar el lanzamiento de Formas, su nuevo disco de estudio. Atrás es el tercer sencillo de este trabajo que se estrenará con un show imperdible el 22 de agosto en Bar El Clan. Conversamos con la artista sobre las principales inspiraciones detrás del vídeo y su crecimiento artístico de los últimos años.
Entrevista: Nicolás Gómez.

 

“La canción trata de la reconstrucción que tenemos como seres humanos cuando perdemos piezas que creemos que son vitales”, explica Entrópica, el alias de Francisca Bascuñán, sobre “Atrás”, su nuevo sencillo y cuyo video estrenamos en exclusiva a través de Galio.

El video, que tuvo al club Noa-Noa y las calles de Bellavista como locaciones principales, explora cómo las identidades personales se proyectan en lo privado y lo público, y cómo las personalidades se adaptan de distinta manera a cada una de esas instancias, como un acto de blindaje antes las fragilidades individuales. Se trata “del proceso de pasar de ser alguien que está muy dañado, a volver a confiar en otros, pero con un filtro más refinado”.

Esta canción constituye el tercer single de Formas, disco a estrenarse durante este mes, y aborda una idea constante en el trabajo de Entrópica durante sus seis años de carrera: una lucha contra las etiquetas y el encasillamiento a las personas en base a su género u orientación sexual. Esas etiquetas potencialmente sirven como limitantes y Atrás funciona como un medio de celebración del haber sorteado aquellos, con todo tipo de personas celebrando su singularidad “a través de la música, las letras y la idea de usar una estética no identificable, que no importe si eres mujer, trans, hombre, lesbiana o gay… lo que importa es que todos tenemos los mismos derechos y las mismas ganas de ser amados.”

 

 

Este es otro video que se suma a la lista de colaboraciones con Antonia Forch. ¿Cómo se ha moldeado la relación entre ustedes a medida que trabajan juntas?

Siempre me encantó la visión de Antonia, somos primas, nos conocemos desde muy chicas y siempre compartimos nuestro gusto por romper patrones y empujar límites. Me encanta cómo ella lee las canciones y las transforma en imágenes que me vuelan la cabeza. El lenguaje que existe entre ambas es hermoso y fluido. Creo que es una de las directoras más talentosas que conozco; sus producciones son muy bien cuidadas y trabaja con equipos excelentes. ¿Nuestra relación? Nos amamos profundamente.

 

Este año pisaste Lollapalooza Chile, fuiste destacada por el influyente sitio KEXP y vienes de terminar una gira por USA y México. ¿Es muy notable la diferencia en el trato a un artista LGBTQ+ en el extranjero que en Chile?

La verdad es que sí. Cuando tocas fuera de Chile te das cuenta que a nadie le importa tu vida personal, tus preferencias sexuales o quienes son tus amigos. Hay un interés genuino por tu música y como esa se relaciona con lo que sientes. En cambio en Chile hay un sesgo con eso: tu identidad sexual y tus preferencias te cierran puertas, porque aún no naturalizamos como sociedad que hay personas con una opción sexual distinta a la heterosexual. Ahora no quiero decir que fuera de Chile no exista, pero si es menor. Por ejemplo, en San Diego han hecho campañas para la inclusión de la comunidad LGBTQ+, no sólo les han dado un espacio importante en la cuidad, sino también la gente normaliza la diferencia al punto en que desaparece.

 

¿Crees que aún existe en nuestro país discriminación a los artistas de las disidencias sexuales? ¿Te ha tocado una experiencia discriminatoria en tus 6 años como Entrópica?

La verdad es que sí, muchas veces, hay una que me acuerdo que fue terrible. Una tipa que hacía eventos en el Casino de Viña me llamó para que hiciera un show ahí, me había escuchado en la radio de Viña y alguien de ahí le dio mi contacto. Yo le dije “Yapo, te mando mis videos y mi info”, la cosa es que vio mis videos y mi música y me dijo “Oye, ¿pero podemos hacer algo más convencional?” y le dije “No” y nunca más me llamó. Yo creo que no le gustó eso de no saber si era hombre o mujer o de repente le cargó que mi estética no se ajustara a sus patrones, y al principio me dio mucha pena pero después pensé: “A la cresta sus patrones. Soy lo que soy y si no le gustó que no me contrate”.

 

Han pasado aproximadamente 6 años desde el lanzamiento de tu primer EP. ¿De qué forma Entrópica ha cambiado en todo ese tiempo en materia de identidad?

Creo que Entrópica ha tenido un crecimiento con cimientos seguros en el aspecto musical y estético. Ahora la columna vertebral de Entrópica es la misma desde el primer disco, lo que ha cambiado son las formas de componer, los sonidos que he ido descubriendo y la tecnología que tienes a tu disposición para ejecutar las ideas que tienes en la cabeza. Siempre me gusta hacer discos distintos, me carga repetir lo que ya hice, por eso me estoy educando, estudiando y aprendiendo constantemente de mis amigos músicos que adoro. Formas fue un disco que hicimos con mi amigo musico Alfredo Ibarra. Sin duda fue tremendo trabajar con él, sus composiciones llevaron las letras a un nivel que había imaginado nunca.

 

El 22 de agosto, Entrópica lanzará su nuevo disco en un show imperdible en Bar El Clan. ¿Qué se puede esperar de esa presentación?

Mi idea es que tengan un show con mucho baile, una gran clase de step, pero que también el público haga suyas las letras y las sientan conmigo.

 

 

 

 

 

 

Entrevista: Nicolás Gómez.