icon icon icon
06.02.20

La escena ballroom de Santiago retratada por Ricardo Aguilera

"Mi primera experiencia en un ball fue años atrás. Recuerdo sentirme pequeño, ajeno, deslumbrado. Entendí que en Chile la escena ballroom estaba igual de viva que en otros países, solo que se tejía de manera más silenciosa y oculta". El fotógrafo Ricardo Aguilera asistió a la primera "ball" del año en Santiago para retratar a las personas que conforman esta escena, la que cada día toma más protagonismo en la comunidad LGBTQI+ chilena.
Fotografía: Ricardo Aguilera.

 

El domingo 19 de enero fui a la Starter Kiki Ball. La locación escogida para el evento fue la pérgola del Parque San Borja, lugar que tiene una enorme carga energética y emocional, considerando que los eventos gravísimos de violencia hacia personas de la comunidad LGBTQI+, como el caso de Daniel Zamudio.

El chant estuvo a cargo de Robby Keller, quién además de guiar y alentar a todes les competidores, se encargó todo el tiempo de recordarnos que el sentido de una ball se encuentra en la competencia sana, el respeto por los demás, el estudio de las técnicas y por sobre todo el amor por una comunidad que abraza y celebra a todes quienes quieran ser parte de ella. El evento contó además con un pase libre para Femmequeens y Transmen, para que todas las mujeres trans, transfemeninas, travestis, hombres trans y transmasculinos participaran de las categorías de manera gratuita. A través de medidas como éstas, la organización demostró su intención de reivindicar e impulsar la presencia trans de manera tangible dentro de la escena.

La energía que se vive es tremenda, y si tuviese que describirla, diría que se siente como un abrazo colectivo, que en este caso, se extendió por 5 horas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Ricardo Aguilera.