icon icon icon
03.03.20

Los presagios de Ceremonia

Ceremonia es una marca de vestuario creada en 2013 por el chileno Christian Palacios Oyarzún, que nace de la necesidad de crear prendas donde la libertad y funcionalidad sean más importantes que el género. Su visión se relaciona con las demandas de igualdad social y de género, lo que ha llevado a Ceremonia no solo a instaurarse como una marca de moda socialmente responsable, sino que también adelantada a su época, ya que dentro de otras cosas, y por extraño que parezca, su última colección fue capaz de predecir lo que sería el estallido social en Chile y el contagio mundial del Coronavirus.
Texto : Diego Ignacio Ramirez. Fotografía: Alejandro Fredes. Maquillaje y pelo: Paulina Estay. Producción: Nevenka Honores. Asistente de producción y arte: Andrea Fredes, Chito Quiroz, Sofía Garrido. Iluminación: Felipe Prado. Modelo: Vicente Guzmán @welovemodels._.

 

“Una crisis social y económica mundial, producto del control económico y de los recursos de las clases acomodadas, y donde un virus amenaza con convertirse en pandemia”. Esa fue la narrativa detrás de “Anticuerpo”, la más reciente colección de la marca Ceremonia, y que fue lanzada dos semanas antes del 18 de octubre. Una idea distópica que, sin embargo, pareciera tratarse de una profecía autocumplida si contemplamos el escenario actual del país, y la campaña del terror en la que se ha convertido el Coronavirus.

“Anticuerpo fue desarrollada conceptualmente en Julio de 2019 en un viaje a China, mucho antes del estallido social y el Coronavirus. Sin embargo, la colección hablaba de un virus digital, el cual contagiaba a los seres humanos, quienes se veían obligados a protegerse por medio de un vestuario combativo, adaptable, clínico y subversivo”, confiesa Christian Palacios.

 

 

 

¿Piensas que tu colección ha cobrado otro sentido luego del estallido social?

Si bien la marca y en especial esta colección tienen que ver con el vestuario combativo-funcional en instancias de revueltas y crisis, me parecería pretencioso apropiarme de un movimiento que es autónomo y autoconvocado. En este sentido, aún cuando apoyo profundamente las demandas y mi trabajo refleja estas convicciones, al final del día continúo comercializando ropa en un mercado castrador y elitista; una contradicción en sí mismo.

 

¿Qué simbolizan las mascarillas en Anticuerpo?

Las mascarillas están inspiradas en los uniformes y elementos de seguridad que se utilizan en las industrias, y también con el uso diario que se le da en los países asiáticos. Si bien las mascarillas tienen un uso práctico, yo las utilizo para hablar de la ‘identidad’, de cómo sirven para resguardar el anonimato, así como también para que alguien resalte dentro de un grupo.

Esto último guarda relación con la identidad misma de la marca, ya que Ceremonia trabaja desde sus inicios con la reinterpretación de elementos propios de la clase obrera, como se puede ver en la colección primavera/verano 2015 “Degeneración Industrial”, la cual buscaba tomar prendas de la sociedad industrial para así cargarlas de nuevos significados e ideologías.

 

 

 

 

“El uniforme es un elemento que siempre ha estado en mi imaginario, ya sea por la cotona que usaba mi abuelo, el delantal de las mujeres temporeras, o, incluso, por mi propio uniforme escolar. Por esta razón, cuando creé mi marca quise rescatar lo que a mis ojos era positivo, como la ropa de seguridad, las capas protectoras, la funcionalidad y la simpleza, así como también los elementos negativos, según mi punto de vista, como la institucionalidad, la negación de la identidad y del cuerpo», explica.

 

¿Piensas que en la actualidad la industria de la moda ha comenzado a tener un rol más protagónico dentro de las problemáticas socio-políticas del mundo?

La moda siempre se ha visto como un agente superficial e irrelevante, o eso es lo que nos quieren hacer creer. Pero la verdad es que tiene un rol político y económico trascendental, además de ser un propulsor de industrias. Por lo mismo, considero que no puede ni debe ser una industria ajena a los grandes cambios sociales actuales, ya que debe hacerse cargo de muchos problemas de los que además es parte, como el uso indiscriminado de recursos naturales, el poco control de los residuos generados, hasta la estigmatización del rol de la mujer. La industria debe ser un actor de cambio aún cuando sea (paradójicamente) solo una moda.

 

 

 

En el caso de Ceremonia, la propuesta siempre ha estado ligada a un discurso político donde los sexos y géneros dejan de ser una limitante a la hora de vestir. ¿Crees que la ropa puede producir un cambio a nivel social?

La moda en relación al género es un tema que no debe tomarse a la ligera, ya que tiene muchas aristas. Creo que se necesita partir por educar a la sociedad en cuanto los cambios que se han producido sobre las normas de género, especialmente en los últimos 20 años. Con eso como base, la moda puede cumplir un rol al empujar nuevas visiones de mundo, ya sea por shock o repetición.

 

¿Consideras que en la actualidad la separación entre ropa de hombres y mujeres continúa siendo útil a nivel teórico y/o mercantil?

Desde un punto de vista comercial, la separación continua siendo útil hoy en día, especialmente si consideramos que el vestuario masivo está orientado a un público que consume moda mainstream, sin muchas posibilidades de optar a otras opciones. Sin embargo, desde un punto de vista más cercano a nuestra realidad como diseñadores independientes, me parece importante que existan marcas que apunten al género fluido o genderless ya que, volviendo a la idea anterior, esto puede ser un impulsor de cambios. En este sentido, valoro profundamente la moda unisex, siempre y cuando se logre hacer prendas que realmente sean para todos y no solo ropa sport ancha que no destaque la figura, ya que, sin querer denostar a nadie, considero que eso es poco original y una forma de subestimar al consumidor.

 

 

 ¿De qué manera el estallido social puede afectar a la industria de moda nacional?

Me parece que el contexto actual puede ser una gran oportunidad para la industria nacional, especialmente si consideramos que esta puede ser la respuesta para todas aquellas personas que buscan consumir más conscientemente y preferir lo local. Sin embargo, el contexto actual también nos pone en una posición complicada por todo el sentimiento de inestabilidad económica que significa, el que generó el cierre de muchos talleres y la reducción de proveedores de textiles. Pero se supone que los diseñadores sabemos adaptarnos, así que creo que hora de que lo demostremos. A largo plazo necesitamos cambios más trascendentales. La industria de la moda en Chile debe ser tratada como una industria económica más. Hoy como diseñadores somos parte del área de diseño del Ministerio de la Cultura y las Artes. ¿Por qué no ser parte del Ministerio de Economía? Entiendo que somos una industria pequeña, pero nunca saldremos de la denominación de “diseñadores emergentes” sin un apoyo más trascendental a nuestros emprendimientos. Podemos generar industria, pero necesitamos más recursos para ello.

 

 

¿Cuáles son tus planes a futuro?

A corto plazo estoy trabajando en la colección de otoño invierno 2020 y en proyectos para poder hacer que la experiencia de compra de la marca sea más fácil y acorde a los nuevos tiempos. También estoy ampliando un poco más mi oferta de productos, incluyendo accesorios y otros. A largo plazo me gustaría consolidar Ceremonia como una marca sustentable tanto económica como ecológicamente, que sea un impulsor económico y que perdure en el tiempo. La idea de la internalización es algo que objetivamente busco pero esto debe ir de la mano con generar producciones realmente sustentables.

 

 

Texto : Diego Ignacio Ramirez. Fotografía: Alejandro Fredes. Maquillaje y pelo: Paulina Estay. Producción: Nevenka Honores. Asistente de producción y arte: Andrea Fredes, Chito Quiroz, Sofía Garrido. Iluminación: Felipe Prado. Modelo: Vicente Guzmán @welovemodels._.