fbpx
icon icon icon
30.03.20

El satírico mundo de María Jesús Contreras

En épocas extrañas -como una cuarentena- la sátira y el dibujo aparecen como un rescate. Algo como "un vómito emocional, donde hay euforia, tristeza, desesperanza". Al menos así lo ve Maria Jesús Contreras (26), que con una estética inspirada en el "cartel de barrio" y en el packaging de productos de consumo masivo, tiene la habilidad de comunicar sus emociones y preocupaciones con un gran sentido del humor. Su arte es refrescante, detallista, y con él tiñe de nostalgia y sátira los problemas de hoy.


 

Lo primero que tenemos que saber de María Jesús es que es de Temuco. O al menos eso cree ella que debemos saber primero. Admite que tiene mala ortografía, que no sabe dónde terminar una frase o poner las tildes. Vive sola con un gato negro, le gustan los animales y disfruta mucho de sus amigos y de hacer cualquier cosa manual. Se define como un poco melancólica e irreverente, pero también cree que por estos días todos lo somos.

 

 

 

 

 

Tiene 26 y aunque cumple en agosto no es Leo, sino Virgo, y aunque lo dice con una especie de orgullo hace énfasis en que no es tan obsesiva. Estudió Diseño en la Universidad Católica, a la que acusa de ser más bien una  “escuela de filosofía disfrazada”. No recuerda bien cuándo empezó a dibujar, porque cree que lo hace desde siempre, pero que comenzó a llamarle Ilustración desde que entró a la universidad, porque ya era hora de  “ponerme seria y darme un poquito de color si quería vivir de esto”.

La mitad del día trabaja para una viña como diseñadora gráfica. Hace etiquetas y branding, que es de hecho su especialidad. El resto del día trabaja desde su departamento, donde se pasa la mayor parte de la tarde dibujando.

“Me inspiran mucho el nivel de creatividad de los memes. Me emociona que la gente use el humor para ser creativo. He llegado a llorar de emoción con un meme más de una vez. Es catarsis de lo simple y lo cotidiano… y de la humanidad misma supongo”, admite.

 

 

 

 

 

 

¿Qué técnicas ocupas?

Hago collage con fotografías de animales y objetos. Luego dibujar a mano, escanear, trazar en Illustrator y finalmente agregar texturas en Photoshop. La paleta de colores en general la hago a partir de carteles antiguos que guardo en Pinterest y otros lados.

 

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Cómo desarrollas una idea?

El 50% es ver tendencias, ver que dibujan mis colegas. Me dedico a ver lo que están haciendo los demás dibujantes, los fotógrafos, los músicos, las noticias etc. Luego me posiciono en mi contexto y digo: “¿Qué es lo que haría o dibujaría yo con respecto a esta noticia, como me siento con respecto a esto, qué está pasando?”, etc. Y trato de dibujar algo que empatice con los demás con un poquito de sátira, que sin ella me muero. Es mi manera de bajarle el perfil a la gravedad de todo. En general siempre las ideas salen cuando me siento de espaldas en el piso de mi casa mirando el techo y reflexionando sobre lo que vi. Me aíslo luego de toda la información que consumo y dejo que las ideas se crucen en mi cabeza.

 

 

 

 

¿Cuáles son las emociones, sentimientos o ideas que predominan en tus trabajos?

Es un vómito emocional. Hay euforia, tristeza, desesperanza. A veces trato de ser mas neutra, un poco menos arrebatada, pero no me sale. Generalmente pongo mucha energía en ellos.

 

¿Qué es lo que más te gusta del diseño?

Me gusta la capacidad de reflexionar acerca de la estética, que siento que es algo que nació de los seres humanos para diferenciarnos, con el nacimiento de la identidad. Hay un libro que se llama Historia de la Belleza de Umberto Eco que lo recomiendo mucho.

 

¿Cómo describirías tu estética?

Diría que es cercana a los años 2000, a los 90′. Tiene mucho de cartel de barrio, de colores fuertes y que se usan en packaging de alimentos de consumo masivo.

 

 

 

 

 

¿Qué consejos le darías a otros artistas?

Denle duro, dense color, miren miren y no dejen de mirar lo que está pasando afuera de ustedes mismos. La gente que se dedica al arte tiene un tremendo mundo interior, que es precioso, pero muchas veces no logra conectarlo con el público porque al momento de proyectarlo en una imagen falta la llegada; servírselo a la gente en un plato que pueda entender, guiarlo un poco más.

 

¿Cuáles son tus metas? ¿En qué te ves en cinco años?

Poder dedicarme la totalidad de mi jornada laboral a dibujar, y poder hacerlo hasta viejita. Me veo acá o en otro país pero llevando una vida dedicada a lo que me gusta, es lo que me hace feliz. Me gustaría mucho hacer clases también. Estoy muy agradecida de las personas que me enseñaron a mí, y me gustaría poder empujar a alguien en el futuro así como lo hicieron conmigo.