fbpx
icon icon icon
25.06.20

La observadora curiosidad de Sebastián Brize

Creativo, observador, agudo. Así podríamos definir tanto a Sebastián Briceño (22) como a su trabajo. Un paso a la vez, completamente autodidacta y contra todo pronóstico, Sebastián está decidido a armarse camino en el mundo de la ilustración y el arte con una seguridad tan característica como su estilo. Conversamos con él sobre sus primeros pasos, su supuesta falta de aspiraciones y su cautivadora simpleza.
Entrevista: Valentina Millán. Ilustraciones: Sebastián Brize.

Cuando tenía 14 años Sebastián ya sabía dos cosas. La primera, es que quería ser artista, y la segunda, es que ya no quería tener 14 años. La sola mención de la palabra adolescencia le daba vergüenza, y la idea de ser aún un niño le incomodaba. Como “alma vieja” (o viejo chico), desde siempre tuvo los ojos puestos en la adultez.

Sus padres se separaron cuando era muy pequeño, y el ver a su madre tomarlo en brazos, recoger un par de cosas y “mandarse a cambiar”, fue una imagen potente que marcó su vida. Juntos, en un departamento pequeño y con poquitas cosas, Sebastián fue forjando una sagrada concepción de independencia. Y quizás eso era lo que no le permitía concentrarse en clases. Mal alumno, reconoce que siempre pasó de curso copiando y que sus notas con suerte llegaban a ser un azul. Y es que él no quería estar ahí. Quería trabajar, ayudar a su mamá y a la vez construir poco a poco su propio camino.

Y entre promedios rojos y la incomodidad de la adolescencia -o peor aún, la adolescencia de sus compañeros-, la abstracta idea de ser un artista empezó a tomar forma en su cabeza.

 

 

 

 

¿Y cómo se hace un artista? ¿A qué universidad va? o siquiera, ¿cómo llega a la universidad, sin plata y sin un promedio que ayude? Sebastián decidió que lo haría a su propia forma: sin carrera, al pulso de un trabajo independiente y autodidacta.

“Dar ese paso es un salto muy riesgoso en una familia como la mía. Todos querían que entrara a estudiar porque no muchos pudieron estudiar en la universidad. El futuro era incierto, mi mamá no me podía ayudar ni financiar. Para ella no fue como: “Sí hijo, no entres a estudiar, yo te pago todo lo que necesites y financio tus proyectos”, reconoce.

Como buen representante de las nuevas generaciones, desde pequeño llevó sus inquietudes a internet. Creó Tangerzine, una webzine colaborativa, y comenzó a subir los dibujos que hacía en su casa y en el colegio con papel y lápiz a Instagram, conquistando a muchas personas que llevan años siguiendo su trabajo. Lo que partió como un hobbie, se fue convirtiendo en una intuitiva y curiosa carrera.

 

 

 

 

 

“Desde pequeño me inculcaron que lo que hacía era bueno. Mi familia nunca pudo ayudarme en temas económicos o con materiales, pero sí me validaban en lo que hacía y eso me hacía sentir seguro, a pesar de estar cagados de miedo por lo que decidiera en temas de estudios. Entonces cuando me empezó a ir “mejor” ya más grande, mi mamá se dio cuenta que lo que le había dicho todo el tiempo estaba resultando”, cuenta.

¿Y cómo se lidia con la ansiedad y las preguntas sobre el futuro? Según Sebastián, la respuesta es quizás no pensando tanto en ello. “Mis metas son pequeñas, realistas. No tengo muchas expectativas, o trato de no tenerlas, porque cuando me pasan me sorprenden genuinamente. Trato de ser tranquilo, soy un chico simple”.

 

 

 

 

¿Qué querías ser cuando pequeño?
Cuando chico quería demasiado ser pintor, recuerdo que las primeras cosas que hice no fueron dibujos, sino que pinturas con materiales básicos porque no tenía nada más. No se me pasaba nada más por la cabeza que pintar.


¿Qué te inspira?
El rap de los 90, mis amigos haciendo cosas increíbles, el poder de mi generación, cuando le tiraron un pollo a la tumba de Pinochet.


¿Cuándo te sientes más creative?
Usualmente antes de hacer algo paso unas semanas solo pensando bien la idea en mi cabeza, trato de ver muchos videos en Youtube o escuchar música. Yo diría que esos momentos son cruciales porque es donde más se me ocurren cosas, dibujos y textos.

 

¿Qué es lo más decepcionante de crecer?
Desde que soy pequeño he tenido que pagarme todas mis cosas yo, pero cuando creces te das cuenta que las cuentas se multiplican por 1000.


¿Y lo más bacán?
Que puedes independizarte y tomar champaña solo.

 

 

 


¿Cuáles son tus libros, películas y artistas favorites?
Soy pésimo para leer, yo diría que Papelucho cuando chico fue lo único y último que leí… lo mismo con las películas. Aunque si tuviera que nombrar a algunos artistas que me han inspirado a lo largo de mi vida, diría que David Hockney, Antonio López, Carlota Guerrero, Harley Weir, Steven Meisel, Paolo Roversi, Lil Kim, Beyonce, Jlo, Nicki Minaj, Aaliyah…. y chilenos; me siento muy identificado con el trabajo de mi amigo Ricardo Aguilera, Catherine Miller, Dominga Valenzuela, Paula Henríquez, Kandi Milk y Paula Godoy


Si pudieras cambiar de vida por un día con otra persona ¿quién sería y qué harías?
Le cambiaría mi vida a Beyoncé porque encuentro que hay muchas cosas de ella y su familia que me intrigan desde lo más profundo de mi ser. Estaría todo el día sentado en su sillón viendo qué hacen y por supuesto no me movería de ahí hasta confirmar a través mis ojos si de verdad forman parte de la secta illuminati.

 

¿Cuál es tu mayor ambición?
Vivir solo, así que cuando lo logre no sé cuál sería mi próxima gran ambición y qué sería de mi vida; trato de ponerme metas realistas. No tengo muchas… yo diría que tener una cama de dos plazas. Soy simple.

 

¿Y tu mayor miedo?
Que le pase algo a mis amigos o a mi familia, me moriría.

 

 

 

 

Creativa y emocionalmente, ¿cómo has estado esta cuarentena?
Al principio muy nervioso y perdido pero ahora tranquilo. Considero que estar tranquilo, creativo y tener trabajo a estas alturas es un gran privilegio, así que me considero privilegiadamente tranquilo. Igual creo que a nadie le interesa mi situación en estos momentos.


¿Qué temas te causan interés actualmente?
Estoy muy interesado en el rap. La verdad siempre me ha llamado la atención y he escrito pero nunca había cambiado el formato ni había “rapeado” en textos y ha sido un proceso fantástico y entretenido… llevo practicando harto, no me salen excelente como me gustaría pero sin duda espero mejorar con el tiempo.


¿Qué cambios te gustaría ver en Chile?
Me apena decir esto pero no siento que exista un cambio en Chile en algún momento. Este país está podrido, así que mis esperanzas son nulas. Solo tendré una leve sensación de cambio cuando aprobemos una nueva constitución.

 

 

 

 


¿Qué opinas de tu generación?
Mi generación es fascinante y admirable. Mi generación ha hecho más por el mundo que todos. Somos personas tristes pero que sueñan y se organizan.


¿Y de las generaciones más jóvenes?
Que usan mucho tiktok y que estoy seguro serán los responsables de cambiar el mundo y matar a los fachos.

 

¿Qué consejo le darías al Sebastián de 15 años?
Le gritaría: ¡Por favor sigue con tu convicción, no pesques a nadie! ¡No estás equivocado, te amo eres hermoso y deberías recuperar sin miedo en el supermercado!

 

 

 

Entrevista: Valentina Millán. Ilustraciones: Sebastián Brize.