fbpx
icon icon icon
07.08.20

“I May Destroy You” y el abanico de grises del abuso

“I May Destroy You”, la serie inglesa recientemente estrenada por HBO, está basada en las propias vivencias de abuso sexual de la escritora y protagonista, Michaela Coel. Una ficción ampliamente elogiada, que representa de manera íntima e inteligente la complejidad de temas como el abuso, el consentimiento y la justicia.
Texto : Gracia BE.

En 2017, The New Yorker publicó el reportaje de Ronan Farrow que expuso a Harvey Weinstein como violador, abusador sexual y de poder. Hace tres años, esos términos no eran palabras recurrentes en nuestro día a día, pero hoy forman parte de medios tradicionales, redes sociales y han llegado hasta la sobremesa. Lo que siguió fue un catarsis femenina, con “Me Too” y las funas públicas, evidenciando una frustración colectiva y una histórica denuncia que, hasta hace un tiempo, pocas veces era representada mediáticamente, y menos en manos de las propias mujeres.

En la serie “I May Destroy You”, una producción de HBO en conjunto a la BBC, encontramos una historia que toma los titulares del movimiento feminista que hemos visto dar vuelta el mundo, y los torna sobre sí misma.

 

 

 

 

Con Londres como telón, conocemos a Arabella en plena vorágine de la gratificación instantánea de la vida millennial. La protagonista tiene una fama incipiente, buenos amigos, una colección de pelucas para todas sus personalidades, drogas, y likes, likes, likes. Estrella de Twitter convertida en autora de un libro, la vemos gozar cuando extraños recitan su trabajo y le piden sacarse selfies. Deslenguada, espontánea y con una confianza que da envidia, Arabella encarna una caricatura de nuestra generación, tan querible como odiada, que tiene el mundo a sus pies, y lo sabe

Lo que empieza como una maratón nocturna de trabajo, luego se transforma en una noche de carrete que empieza con un karaoke perfecto de “Truffle Butter” de Nikki Minaj, y termina en una pesadilla que la llevará a cuestionarse cada aspecto de su vida. De a poco los recuerdos vagos y pistas pintan una historia que lleva a una trágica y clara conclusión: Arabella fue drogada y violada por un extraño. Los que me acusen de tirar spoilers de la serie, deben entender que los doce capítulos que continúan no se tratan sobre qué pasó esa noche, sino de cómo un suceso tan traumático se convierte en parte de tu vida.

 

 

 

 

Una premisa oscura, que la creadora, guionista y actriz que encarna a Arabella –Michaela Coel, quien saltó a la fama con “Chewing Gum” de Netflix– trata con un realismo refrescante. Es difícil catalogar esta historia en un género; dramática a ratos, esperanzadora y romántica en otros, reúne nostalgia, sensaciones y hasta el misterio de quién es su violador. Pero en todo momento revela una nueva faceta de la historia de Arabella, que dialoga en profundidad con las distintas etapas de superación de su trauma. En sus propias palabras: “He ido hacia abajo, abajo hacia la oscuridad y esa oscuridad ahora está dentro de mi, mirándote a ti, así que puede ser que te de un poco más de miedo que la última vez que me viste”.

Tampoco se pueden obviar de esta reseña a los dos amigos de la protagonista, Kwame y Terry, quienes tienen sus propias historias de cómo es navegar la sexualidad moderna que está un botón de distancia.

“I May Destroy You” no muestra una caza de brujas en contra de abusadores como que la que vemos en La Jauría (aunque pasamos por esa etapa). Aquí no hay buenos tan buenos, ni malos tan malos. Coel logra una mirada tan íntima y caótica como la propia vida real, en donde en algún punto, las mismas víctimas pueden transformarse en abusadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto : Gracia BE.