icon icon icon
16.05.19

La etimología de Trimex

Trimex es el colectivo de arte electrónico creado por Andrew, Jota y Roy. A través de la ciencia, la tecnología y el arte, intervienen espacios tanto del cotidiano como del espectro subterráneo santiaguino, buscando generar experiencias sonoras y lumínicas únicas.
Entrevista: Patricio Toro.

Descargar una idea desde tu cabeza a la pantalla del computador y luego materializarla en el exterior. Recortar. Proyectar ideas que generen una experiencia y, además, pongan en relevancia lugares y detalles que a paso de peatón capitalino, pasamos por alto. Extender. Vincular las nuevas ciencias y tecnologías con el arte. Conceptos que podríamos encontrar si buscáramos la definición de Trimex, una palabra que no está en el diccionario.

La etimología del nombre Trimex viene de la combinación de dos comandos del AutoCAD (trim + extend), el software más utilizado por arquitectos, ingenieros, diseñadores y otras personas ligadas a la planificación y construcción de objetos y espacios, y que sirve para diseñar digitalmente planos de edificios o recrear imágenes en 2D y 3D.

Este colectivo de artes escénicas nace de la necesidad de compartir conocimientos y técnicas aplicadas a las artes electrónicas. Son muchos los que orbitan alrededor del núcleo principal de Trimex, pero su centro se reduce a tres personas: Andrés Terrisse o Andrew, quien se encarga de mantener el trabajo a la vanguardia tanto artística como tecnológicamente, Juan José Aldunce o Jota, encargado del área de diseño integrado, conceptualización y montajes físicos, y Roy Macdonald, quien dirige el área de desarrollo y programación, a cargo de la estructura digital de todos los proyectos del grupo.

 

Ustedes enmarcan su trabajo dentro de las artes mediales, lo que traducen como “operar con cosas que trasladan información”. ¿A qué se refieren con esto?

Casi todo lo podemos entender como información; de cualquier cosa con la que interactuemos podemos desprender algo. Si vemos las ruinas de un edificio, este tiene una historia, un significado, algo que relatar, incluso con cosas más comunes como una silla, una bicicleta o lo que sea. Todo acarrea información, desde una historia a algo simplemente visual y estético a algo puramente simbólico. Así, las artes mediales son aquellas que se hacen cargo de todas estas cosas que no pertenecen al mundo de las “bellas artes” pero que, sin embargo, pueden poseer tanta o más información y significado, de modo que las operaciones artísticas hechas sobre y con esta información son las que revelan algo, lo destacan o potencian y es lo que se convierte en el contenido y mensaje artístico.

Por ejemplo, nosotros mediante la luz podemos revelar particularidades de un espacio arquitectónico o poner en valor uno que podría pasar completamente desapercibido. O sea las artes mediales son sumamente amplias y estas operaciones que se hacen pueden ocupar elementos de distintas disciplinas ajenas al arte, desde las ciencias, la ingeniería o la religión, por nombrar algunas, de modo que es un campo sumamente extenso. En un intento por acotar un poco, nosotros creemos que estamos centrados en las artes electrónicas; un subgrupo de las artes mediales que centra el diálogo entre, desde y hacia la tecnología electrónica.

En sus instalaciones lumínicas conjugan diferentes técnicas y tecnologías, desde mapping a video instalaciones que interactúan con el humo y la música. Dentro de los medios que utilizan en sus montajes, ¿con qué técnica o artefacto están últimamente obsesionados?

Últimamente no estamos muy vinculados con el videomapping. No por interés sino más bien por lo que ocurre a nivel tecnológico y de posibilidades. En su momento fue el mapping, luego led, y hoy estamos con los lasers ILDA; más adelante será otra cosa. Nuestras obsesiones, más que con la técnica, tienen que ver con la posibilidad de intervenir espacios nunca antes utilizados, cambiar la lectura de estos e idealmente hacer que estos generen un interés artístico y sobre la interpretación que nosotros le damos al mismo.

En Chile, para una gran mayoría el video mapping pareciera estar instalándose en las artes escénicas y de intervención urbana, aunque en la práctica es una técnica que ya tiene gran recorrido. ¿Asocian esta llegada tardía al mainstream como una falta de difusión o más bien a una territorialidad subterránea que se ha apropiado de estas instalaciones?

Lo segundo. Se ha instalado subterráneamente a necesidad de la publicidad y el arte, por ejemplo con músicos que necesitan un show de visuales e iluminación o artistas visuales que necesitan de nuestros conocimientos técnicos para montar sus obras. Aun así, es una técnica que como muchas otras la tecnología hizo accesible. Los artistas siempre han coqueteado con la tecnología para desarrollar y expandir su práctica artística, algo que es súper bien entendido en otras latitudes y la importancia que esto tiene más allá del arte, y así aparecen cosas nuevas como lo fue el video mapping y como cualquier otra cosa nueva va a pasar por un proceso de masificación y al mismo tiempo de apropiación desde otras actividades.

Llevan alrededor de ocho años trabajando como un colectivo estable. Mirando hacia atrás, su crecimiento y desarrollo debe parecer casi tangible. ¿Con qué nuevos medios o artefactos les gustaría experimentar y/o perfeccionarse?

¿Se ve estable? Porque realmente no lo es. Nuestro entorno es bastante hostil e ingrato en general y más lo es con las formas de arte emergentes. Lo es tanto del punto de vista del negocio como del cultural. Nos ha tomado esos mismos ocho años y más estabilizar relativamente nuestra situación y hacer valer nuestro trabajo, pero todavía falta bastante para poder decir que estamos en una situación estable. Llevamos años experimentando con el sacar lo que hay en el computador a otros soportes físicos y dinámicos, como la robótica y la computación física (physical computing). Desde la experiencia sabemos que todo aquello que se construye y que se mueve está destinado a fallar tarde o temprano, por lo que requiere presupuestos mayores y tiempos de desarrollo y prototipado extendidos. Estamos avanzando a paso lento pero seguro. Los brazos robóticos industriales es lo próximo que nos gustaría indagar, tipo Kuka. Sería realmente increíble para nosotros que alguien pudiera proveernos de esta herramienta para poder hacer arte.

 

 

¿Cómo ven los espacios de desarrollo para instalaciones como las suyas en Chile, tanto para la exposición de su arte como para el desarrollo y aprendizaje del mismo?

Si es que hay algo así es lo que hemos construido nosotros y nuestros colegas, que en total creo que no sumamos más de 10. Aun así, en los últimos años ha existido un explosivo interés sobre este tipo de manifestaciones, y se ha generado una audiencia hacia nuestros trabajos más recientes y el trabajo de otros colectivos como Delight Lab, Noctuary, entre otros. El espacio físico lo encontramos con facilidad. Pero es el espacio mental, idiosincrático y cultural el que es difícil de abordar y el que hay que trabajar para hacer que estos espacios de desarrollo y aprendizaje se generen. En torno al aprendizaje, tanto nosotros como nuestros pares somos autodidactas. Hacemos clases y talleres pero no es lo que más hacemos, no hay tanto mercado, pero estamos súper abiertos a ayudar y compartir con quien demuestre interés. En términos académicos, en las escuelas de diseño y/o arte de algunas universidades algo se aborda este tema, pero de manera muy vaga y superficial. Aún cuando el interés es evidente, algo falta; quizás tiempo nada más.

¿Cuáles son los proyectos a corto plazo para Trimex?

Estamos en un proceso de receso después de mucho movimiento y trabajo. Actualmente estamos puliendo nuestra performance “Invocación”, y en septiembre de este año tenemos una residencia colectiva junto a un artista sonoro, en la que estamos investigando un sistema de reacción sonoro-lumínico realmente fiel, lo que nos tiene muy entusiasmados. En términos comerciales estamos desarrollando algunas herramientas que buscamos transformar en productos, tanto de software como de hardware que son resultado de nuestra línea investigativa, donde hemos visto que existe bastante interés. El desarrollo de estas herramientas nace desde nuestra necesidad artística y el hecho de que no solo no existen localmente sino que tampoco de modo internacional. Es lo que nos impulsa a embarcarnos en estos experimentos y emprendimientos.

Entrevista: Patricio Toro.